30 minutos de silencio sin culpa

Vivimos en la era de las pantallas: desde nuestros teléfonos y computadoras hasta los anuncios en las pantallas del metro. Muchos padres y cuidadores se preocupan por la cantidad de tiempo que sus hijos(as) pasan con estos cautivadores aparatos. Esta preocupación puede llevar a los cuidadores a sentirse culpables por dejar a su hijo(a) con un dispositivo de pantalla mientras ellos atienden brevemente una tarea urgente o simplemente se toman un respiro del ajetreo de la vida. Sin embargo, un breve período de tiempo de pantalla puede ser beneficioso, ya que puede dar a los cuidadores un poco de silencio para reducir el estrés diario; también puede constituir una actividad compartida, lo cual es aún mejor. Por ejemplo, puede intercalarse un periodo de tiempo que el niño pasa sólo con la pantalla con un periodo de pantalla en el que el niño y el cuidador interactúen; como preguntar a su hijo sobre el programa de televisión que acaba de ver o resolver juntos un videojuego.

Próximamente tendremos una serie de cómics sobre cómo utilizar el tiempo de pantalla para crear oportunidades de aprendizaje de lenguaje en un mundo en el que las pantallas son omnipresentes. Para más detalles permanece atento a tu … pantalla.

Las fuentes científicas de nuestro cómic:

  1. Guernsey, L. (2012). Screen Time: How Electronic Media–From Baby Videos to Educational Software–Affects Your Young Child. Basic Books.