Aprender a través de las interacciones

Imagina el momento en que un bebé ve el mundo por primera vez, observando todas las imágenes y sonidos que para nosotros son cotidianos; gran parte del aprendizaje sobre el mundo comienza con la atención conjunta. Los momentos de atención conjunta (o de prestar atención juntos), son aquellos en los que un niño(a) y un cuidador (o un compañero de juego) interactúan juntos con un objeto, como al jugar con un coche de juguete o mirar un pájaro. La atención conjunta actúa como un botón de “zoom” que ayuda al niño a entender la correspondencia entre lenguaje y mundo. Piensa en lo fácil que es aprender lo que significa “pájaro”, cuando alguien señala o mira directamente al pájaro en una escena de picnic en la que hay un perro, un bocadillo y un pájaro!

La atención conjunta puede ser iniciada por el niño al tomar un juguete, y completada por el adulto, que dice “Ese es mi coche favorito”; o puede iniciarla el adulto, al señalar un pájaro y decir “¡Mira! Qué pájaro tan bonito”, y ser completada por el niño, que mira hacia el pájaro y sonríe. Una pizca de atención conjunta iniciada por el niño por aquí, una pizca de atención conjunta iniciada por el cuidador por allá; ambas son estupendas así que hay que combinar y mezclar!

Iniciar o completar la atención conjunta puede hacerse mirando, señalando o agarrando un objeto; luego, ¡ A completar como se desee con algunas frases sobre el objeto! Los humanos creamos y participamos de la atención conjunta todo el tiempo, así que probablemente ya lo estés haciendo sin darte cuenta.

Únete a nosotros en nuestro próximo cómic, cuando exploraremos las interacciones con bebés preverbales.

Las fuentes científicas de nuestro cómic:

Morales, M., Mundy, P., Delgado, C. E., Yale, M., Messinger, D., Neal, R., & Schwartz, H. K. (2000). Responding to joint attention across the 6-through 24-month age period and early language acquisition. Journal of applied developmental psychology, 21(3), 283-298.