Aprendiendo múltiples idiomas

Upper panel: “Do you want to play ball?” “No, I don’t want to play.”
Lower panel: “Do you want to help me garden?” “Yes! I want to garden!”

Algunos niños(as) están expuestos a un solo idioma, mientras que otros pueden estar expuestos a dos, o incluso más idiomas. La cantidad de lenguas a la que los niños se exponen depende de su entorno. Por ejemplo, hay países como Papúa Nueva Guinea en donde existen alrededor de 800 lenguas distintas y en los que un niño(a) puede escuchar hasta ¡9 idiomas distintos en un solo día!*

El plurilingüismo es más común de lo que comúnmente se cree: por ejemplo, en Quebec, aproximadamente un tercio de los niños crecen aprendiendo inglés y francés. Los niños multilingües adquieren cada uno de los idiomas que escuchan y tienen una trayectoria de desarrollo del lenguaje similar a la de los niños monolingües.

Los entornos multilingües, al igual que los monolingües, pueden variar mucho. No hay una fórmula exacta para saber cuántas horas de exposición se necesitan para que los niños aprendan una lengua. Sin embargo, sí parece ser que escuchar un idioma menos del 15-25% del tiempo podría no ser suficiente para fomentar un pequeño políglota.

El entorno en el que se desarrolla el lenguaje es tan importante para los bebés multilingües como para los monolingües. Por ejemplo, jugar con la abuela provee un ambiente mucho más enriquecedor para aprender lenguaje que mirar pasivamente un programa de televisión.

¡Acompañanos en nuestro siguiente cómic en el que nos adentraremos en las diferencias entre aprender uno y varios idiomas.

Las fuentes científicas de nuestro cómic:

Byers-Heinlein, K. (2020). Infant language acquisition in bilingual environments. PsyArXiv.

Byers-Heinlein, K., & Lew-Williams, C. (2013). Bilingualism in the Early Years: What the Science Says. LEARNing Landscapes, 7(1), 95-112.

*Esto está basado en una observación  inédita realizada por nuestros colegas científicos de Vanuatu. Confirmaremos el número exacto y añadiremos la referencia cuando el estudio esté terminado.

En colaboración con Dr. Krista Byers-Heinlein.